GRANDES NOTICIAS PARA EL MUNDO TAURINO

21 feb
21 febrero, 2013

Los aficionados a los toros y los que sabemos admitir y respetar el grandioso arte de Cúchares estamos de enhorabuena. Y es que hace unos días, el Congreso de los Diputados ha admitido a trámite una ILP (Iniciativa Legislativa Popular), que quiere declarar los toros como un bien de interés cultural. Esta iniciativa, como no podía ser de otra manera, ha recibido los votos en contra de los grupos de izquierda en el Congreso (a excepción del PSOE, que en un alarde más de hipocresía se ha abstenido), y de los grupos nacionalistas que en su afán persecutorio de todo lo que huela a España, también han decidido oponerse a la vuelta de un arte que no solo huele a España sino que por fortuna ES España, representa parte de la cultura española y engrandece nuestro patrimonio como pocas otras artes.

Y es que el nacionalismo, tras el avance de una iniciativa como ésta, ve peligrar la prohibición que hace algún tiempo hizo recaer vergonzosamente sobre el mundo taurino, prohibiendo las corridas de toros en las plazas catalanas, así como en algunas ciudades de amplísima tradición taurina como San Sebastián. El enfermizo movimiento nacionalista, ese mismo movimiento que lleva 35 años envenenando a sus gentes (por culpa nuestra, que es lo peor), y que ha hecho creer a muchos jóvenes catalanes y vascos de hoy que España y las tradiciones españolas son poco menos que un ogro negruzco y opresor que no tiene nada que ver con ellos y que dedica sus horas a oprimir sus culturas y a prohibirles casi hasta respirar. Como si los españoles, incluidos los catalanes y vascos que no forman parte del circo nacionalista, no tuviéramos otra cosa más entretenida a la que dedicar nuestra vida.

Cartel taurino barcelonés de 1929

Cartel taurino barcelonés de 1929

Pero he aquí que ahora el Congreso nos da una muestra de cordura, impulsado por los cientos de miles de firmas y por las voces de la gran plataforma que muchas peñas y grupos taurinos catalanes y del resto de España conformaron e hicieron crecer tras aquella rocambolesca prohibición de hace algo más de un año. Hoy, gracias a esa brillante iniciativa y al tesón de tantas gentes, vemos con alegría que ese arte que dibujó Picasso, que pintó Goya y que ha enamorado a medio mundo e inspirado la poesía del espíritu, observa un atisbo de esperanza más y podría volver a mostrar las Chicuelinas de José Tomás o los pases de pecho de Manzanares en las tardes soleadas de la plaza Monumental de Barcelona.

Y hasta entonces, mucho temo que no tendremos más remedio que observar a chusma como los nacionalistas Alfred Bosch, Joan Tardá o Montserrat Surroca, criticar encarnizadamente cualquier paso adelante que dé la reciente iniciativa aprobada. Pintarán dicha iniciativa como un ataque frontal a sus competencias, le dirán a la gente que España les oprime y les quita el oxígeno…Son siempre los mismos…Quienes no quieren los toros son los mismos que no quieren al Rey y no quieren ver ni de cerca aquello que huela a herencia cristiana y a tradición española…Se trata de una curiosa coincidencia que convierte casi siempre a la izquierda y al nacionalismo en protagonistas de todas esas barbaridades, tan zafias y burdas como su grotesco aspecto habitual y su educación con frecuencia limitada.

¡VIVA LA FIESTA NACIONAL!

Tags: , , , , , , , , ,

Coméntalo en Facebook

0 comen.

Por favor, deja tu opinión

¿Quieres participar en el debate?
¡Eres bienvenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

© Copyright - La oreja de Jenkins