LA HISTORIA DE CÓMO ESPAÑA DESCUBRIÓ LA ANTÁRTIDA

03 dic
3 diciembre, 2012

Existen multitud de teorías acerca de quién descubrió el gigantesco sexto continente o qué país tendría mayores derechos históricos en un futuro reparto territorial antártico. En cuanto a las primeras expediciones o avistamientos del lejano continente, las teorías mayormente aceptadas y mejor vendidas a la opinión internacional hasta hoy, han sido, como es habitual, las del mundo anglosajón y, más concretamente, las de Inglaterra.

Según algunas teorías inglesas, el primer marino que cruzó las frías latitudes del círculo antártico fue el Capitán James Cook, quien efectivamente las cruzó en el año 1773 (descendiendo hasta los 71° 10′ de latitud sur), siguiéndole en tan grande hazaña el marino estonio nacionalizado ruso Fabián Gottlieb von Bellingshausen quien, al mando de una expedición rusa enviada por el Zar Alejandro I, cruzó dichas latitudes y divisó las costas del continente sur cincuenta años más tarde que Cook. Los americanos, por su parte, se adjudican el hecho de haber pisado los primeros el hielo antártico, cuando el 7 de febrero de 1821 el capitán John Davis descendió hasta ellos desde la borda de su barco “Cecilia”.

Todo esto es, simple y llanamente, falso, puesto que quienes primero divisamos y pisamos la Antártida fuimos sin lugar a dudas los españoles, que una vez más no hemos sabido vender bien al mundo ni nuestras hazañas ni las de nuestros héroes.

Base antártica española Gabriel de Castilla.

Base antártica española Gabriel de Castilla.

En la primavera de 1819, y destinada a sofocar las revueltas independentistas del cono sur americano (por aquel entonces español), una flota española compuesta por los navíos San Telmo, Alejandro I, y las fragatas Prueba y Primorosa Mariana, zarparon del puerto de Cádiz con destino al de El Callao, por aquel entonces perteneciente al Virreinato del Perú. Durante el paso de aquella escuadra por el temible Mar de Hoces, entre la punta sur americana y el continente antártico, los barcos españoles se adentraron en fortísimas tormentas que partieron el timón del buque San Telmo y lo arrastraron irremediablemente a la deriva. Era el segundo día de septiembre de 1819, y aquel gran buque de 74 cañones y 644 hombres de tripulación se perdía en el horizonte austral.

Pero aquel barco y aquellos hombres, que España dio por perdidos meses después tras la llegada del resto de la flota a El Callao, fue arrastrado por la providencia ni más ni menos que a las costas de la isla antártica posteriormente conocida como “Livingston”, donde parte de su tripulación sobrevivió durante meses y donde tiempo después las expediciones inglesas del capitán Fildes (1820) y de James Weddell (1822), encontraron los restos de sus cuerpos y de su naufragio. Varios de aquellos españoles habían sobrevivido alimentándose a base de focas y pingüinos hasta que murieron congelados. Por tanto, España se convertía en el primer país en pisar la Antártida.

Respecto al primer avistamiento, que desarma las tesis inglesas de Cook, quien primero avistó el gran continente fue el navegante palentino Gabriel de Castilla, quien en el año de 1603 zarpó del puerto de Valparaíso y alcanzó los 64 grados de latitud sur con una expedición comandada por él mismo (al mando de los galeones Jesús María, Nuestra Señora de la Visitación y Nuestra Señora de las Mercedes) y que tenía como objetivo el reprimir los ataques de corsarios extranjeros en los territorios españoles de los mares del sur.

Y tuvieron que transcurrir 170 años hasta que el británico James Cook sobrepasara dicha latitud, cuando en el otoño de 1773 descendió hasta los 71° 10′ de latitud sur.

 

Actualmente, con el Tratado Antártico en vigor y con una comunidad de naciones disputándose el futuro reparto de la Antártida (dadas sus gigantescas reservas de petróleo, gas y agua, además de muchas otras riquezas naturales), algunas naciones como Gran Bretaña hacen valer sus derechos futuros en base a su proclamada soberanía histórica sobre las islas descubiertas por Cook en 1775, o las exploraciones posteriores de James Ross (1841) y Ernest Shackleton.

España, que actualmente está presente en el continente con sus bases Juan Carlos I (Isla de Livingston) y Gabriel de Castilla (Isla Decepción), debe hacer valer sus derechos históricos en el futuro ante la comunidad de países firmantes del Tratado Antártico y ante la comunidad internacional. Fuimos los primeros en avistar y en pisar el continente antártico y debemos ser los primeros en obtener privilegios en caso de que se produzca cualquier beneficio en este sentido.

Tags: , , , , , , , ,

Coméntalo en Facebook

3 comen.
  1. Eduardo Duque dijo:

    ¿Se puede saber el nombre de los tripulantes del San Telmo… al menos si no es de los 644 hombres, de los oficiales de su tripulación? Muchas gracias.

    Responder
  2. Luis Yanguas dijo:

    Hola Eduardo,

    No conozco el listado total de tripulantes. Sí se que quien capitaneaba la nave San Telmo era el marino y Brigadier de la Real Armada Española Rosendo Porlier y Asteguieta, criollo de buena familia nacido en Lima. Porlier participó con Gravina en la defensa de la bahía de Cádiz contra los británicos en 1798, y está enterrado en el panteón de marinos ilustres de esa misma ciudad. En su lápida, pone lo siguiente:

    ” A la memoria del Brigadier de la Armada Don Rosendo Porlier, muerto en el navío de su mando “San Telmo” en un naufragio en el cabo de Hornos, en 1819″.

    Responder
  3. juan dijo:

    El capitán del San Telmo tiene una placa a su memoria; pero su cuerpo no puede estar enterrado porque el navío desapareció y no se sabe nada de él. No?

    Responder

Por favor, deja tu opinión

¿Quieres participar en el debate?
¡Eres bienvenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

© Copyright - La oreja de Jenkins