TARTESSOS, LA HISTORIA DEL PRIMER PAÍS ORGANIZADO DEL MUNDO, NACIDO EN ESPAÑA

11 feb
11 febrero, 2013

Dubái,11-02-13

“En efecto, el Rey Salomón tenía naves de Tarsis en el mar junto con las naves de Hiram. Las naves de Tarsis venían una vez cada tres años y traían oro, plata, marfil, monos y pavos reales” Antiguo Testamento, Libro de los Reyes I, 10-22

 

Muchos de vosotros, al leer el título de este artículo, seguramente penséis que mi locura españolista no conoce límite y que mi exacerbado patriotismo empieza a no tener remedio. Pero nada más lejano a la realidad, pues lo que arriba leéis es cierto: España acogió a la primera civilización occidental organizada de la historia. España vio nacer a Tartessos.

Aunque su nacimiento, historia y desaparición son continuo objeto de debate, Tartessos fue un reino que surgió hace aproximadamente 3500 o 4000 años en el suroeste de nuestra querida España, ni más ni menos que en el área comprendida entre las provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz. Concentraron su existencia en torno a varios ríos, principalmente el actual Guadalquivir o el río Tinto, y fue un grandioso país que conformó la primera estructura política estable de Europa, alcanzando una riqueza, una cultura y una sabiduría inexistentes hasta el momento. Descendían de las últimas poblaciones del Neolítico y de la Edad del Bronce, y su actividad comercial fue de una grandiosidad y ejemplaridad que acabó por dejar una marcada huella en la mismísima Biblia, siendo un pueblo enormemente admirado por Grecia, Egipto o Babilonia.

 

"Estela de Bensafrim", escrita en el alfabeto de los tartessos

“Estela de Bensafrim”, escrita en el alfabeto de los tartessos

Tartessos fue un Estado precoz y vanguardista para su tiempo que estaba conformado por una estructura monárquica absolutista, con una sociedad perfectamente organizada y eficaz donde las principales clases sociales las conformaban la aristocracia, el clero, los comerciantes (dentro de los cuales se encontraban los marineros, artesanos y campesinos), y los esclavos. Sus gentes tenían una cultura general muy superior a la de cualquier otro pueblo de la época y ya en el año 2344 antes de Cristo desarrollaron el primer alfabeto conocido de la historia, compuesto por un total de 15 letras que conjugaban de manera perfecta. Además, llegaron a crear una gran potencia comercial, probablemente la más poderosa de su tiempo, estructurada a lo largo de sus cursos fluviales y que estableció rutas comerciales con países africanos, asiáticos y de la Europa oriental. Y tal fue la pujanza de dicho imperio comercial, que los tartessos no se conformaron con aprovechar las rutas comerciales conocidas hasta el momento, sino que se convirtieron en el primer pueblo en desarrollar un comercio estable con el África negra y en comerciar con los lejanos mercados de Inglaterra, Bretaña o Irlanda a través de las rutas que establecieron en la actual Galicia.

 

Siempre fueron admirados por su dominio de la minería, industria que dominaban y  a la que se dedicaron por entero, siendo el centro de atención para los entonces pujantes imperios comerciales que habían iniciado los griegos, los fenicios y los egipcios. Si bien sus tierras eran ricas en oro, plata y estaño, su habilidad negociadora y su carácter siempre destacaron por encima de los de quienes visitaban sus dominios. Además, supieron aprender de los fenicios las técnicas agrícolas más avanzadas de la época, creando unas huertas perfectamente estructuradas y haciendo crecer en sus campos las cosechas más abundantes, que junto a su dominio de la ganadería y su arte en la pesca, abastecían a sus gentes y mantenían una población especialmente bien alimentaba y por tanto apta para el trabajo y el esfuerzo físico que requería su incansable actividad. Intercambiaban sus metales y cereales por joyas y ricas telas venidas desde lejanas tierras y traídas por gentes que provenían de culturas muy diversas, de quienes siempre supieron absorber las mejores enseñanzas, intercambiando con ellos todo tipo de riquezas culturales y religiosas.

 

Objetos de oro de los tartessos

Objetos de oro de los tartessos

De entre sus Reyes mitológicos destaca el Rey Habis, que tras crecer siendo amamantado por una cierva, fue quien descubrió la agricultura y dividió a la sociedad en las siete clases conocidas por entonces, prohibiendo el trabajo a la aristocracia y estableciendo las leyes básicas de su pueblo. Y entre sus Reyes de los que tenemos constancia histórica, destaca el Rey Argantonio (“Hombre de Plata”), quien fue el último de sus Reyes y representó el momento de máximo apogeo de los tartessos. Tras su reinado, tan extenso que algunos estiman duró 120 años, los tartessos fueron conquistados, finalizando para siempre la historia del primer gran pueblo de la antigüedad pero comenzando entonces otra historia no menos apasionante y que también tuvo como protagonista a nuestra patria: Cartago.

 

.

 

Tags: , , , , , , ,

Coméntalo en Facebook

1 comen.
  1. ANGELES dijo:

    PUES A MI ME HA ENCANTADO……..QUE QUIERES QUE TE DIGA Y NO SOY NADA ESPAÑOLISTA. ES UN TEMA MUY EXTENSO….LOGICO QUE FALTEN DATOS, COMO LA OCUPACION DE CERDEÑA POR EL MITICO REY TARTESSICO NORAX, ETC. ETC. SUS LEYES Y VERSOS DE MAS DE 5000 AÑOS DE ANTIGUEDAD, TODO UN ACIERTO.

    Responder

Por favor, deja tu opinión

¿Quieres participar en el debate?
¡Eres bienvenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

© Copyright - La oreja de Jenkins