VICENTE PÍO OSORIO DE MOSCOSO, “EL REY CHICO”

04 feb
4 febrero, 2013

“La Real Casa y Sangre de los Osorio de Moscoso es tan antigua que aunque no se diese noticia de su origen, quedaría bien condecorada.”-FRANCISCO PIFERRER-

“La antigüedad de este linaje es tal, que baste saber que agora 800 años eran condes y duques y de tan alta sangre que los Reyes casaban a sus hijas con ellos y ellos casaban con sus hijas. Y solo los Reyes de España y los marqueses de Astorga tienen Canonía y Silla en la Santa Iglesia Catedral de León, preeminencia bien singular y representación de su Grandeza.”- SANDOVAL-

Si hace cosa de un mes escribí sobre la apasionante vida de mi bisabuelo Antonio Ballobar ( http://laorejadejenkins.es/historia/antonio-de-la-cierva-y-lewita-el-consul-universal ), hoy quiero hacerlo sobre otro ascendiente mío muy interesante y verdaderamente excepcional que interesará a quienes disfruten de la genealogía y de la historia española. En este caso, sobre el bisabuelo de mi bisabuela, es decir mi quinto abuelo, Vicente Pío Osorio de Moscoso y Ponce de León.

Vicente Pío nació en Madrid en la mañana del 22 de julio de 1801, y subió al Cielo desde la misma ciudad el 22 de Febrero de 1864, a los 63 años, recibiendo sepultura en la parroquia de San Martín, frente a las Descalzas Reales y a escasos metros de su casa de la calle de San Bernardo, el magnífico Palacio de Altamira (hoy sede de del Instituto Europeo de Diseño). Casó con solo 20 años en Burdeos con María Luisa de Carvajal y Queralt, hija del duque de San Carlos, con quien tuvo un hijo y tres hijas.

Fue el noble más poderoso de su tiempo y el último representante de la Casa de Astorga-Altamira que mantuvo unido el gigantesco patrimonio histórico que había llegado hasta él a través de todos los linajes y Casas cuyas líneas sucesorias representaba, principalmente las de Osorio (líneas de Astorga y de Poula), Moscoso (Altamira), Cárdenas (Maqueda), Sarmiento (líneas de Santa Marta de Ortigueira y de Atrisco), Fernández de Córdova (línea del Gran Capitán y línea de Cabra), Guzmán (líneas de Olmos de Río Pisuerga, Saltes, Medina de las Torres , Leganés, Morata de la Vega y Sanlúcar la Mayor o del Conde-Duque), Folch de Cardona (líneas de Soma y de Bellpuig), Requeséns (líneas de Oliveto, Palamós y Avellino), Ponce de León (línea de la Torre de Don Rodrigo), Vicentello (línea de Cantillana), Silva (rama primogénita, línea del Águila, primogenitura de Montemayor), Hurtado de Mendoza (líneas de Monteagudo y Almazán), Rojas (línea de Poza), Dávila (líneas de San Román y de Valhermoso), Zúñiga (líneas de Villamanrique y de Nieva), Carrillo de Albornoz (línea de Montemar), Quesada (línea de Garcíez), Baeza (línea de Castromonte) y Navarra (línea de Lodosa).

Además, hasta que las Leyes de desamortización de Mayorazgos de 1842 (Desamortización de Mendizábal), afectaron fuertemente a la familia, fue el último titular de todos los Mayorazgos familiares que le hacían propietario de numerosísimos bienes (villas, innumerables palacios y fortalezas, territorios jurisdiccionales, oficios, patronatos, rentas y presentaciones), así como de la mayor colección privada de arte de España, solo comparable a la de la propia Casa Real, que colgaba de los muros de su gran palacio neoclásico madrileño y que estaba compuesta por centenares de obras de Goya, Rubens, Velázquez, Leonardo da Vinci, Rafael, Veronés, Tiziano o Andrea Vaccaro.

Vicente Isabel Osorio de Moscoso y Álvarez de Toledo, padre de Vicente Pío

Vicente Isabel Osorio de Moscoso y Álvarez de Toledo, padre de Vicente Pío, retratado por Goya

De Vicente Pío se decía que “El brillo de sus honores, avergüenza a la luz del sol y el peso de sus condecoraciones, podría detener su marcha”.  Fue, con gran diferencia, el hombre más titulado de su tiempo, por encima de los titulares de otras Casas representativas de la época como las de Alba, Osuna o Medinaceli. Aunque como Jefe de la Casa de Astorga-Altamira, siempre utilizó dichos títulos, fue un Grande de España de 1ª Clase que ostentó un total de 109 títulos nobiliarios, entre los que destacaban ni más ni menos que dos Grandezas Inmemoriales (marquesados de Astorga y condado de Cabra), y 14 Grandezas de España. Además, dada su posición y su cercanía a la Reina Isabel II (la relación fue tan estrecha que el primer hijo de Vicente Pío contrajo matrimonio con S.A.R. Luisa Teresa de Borbón, Infanta de España), desempeñó a lo largo de su vida varios de los más altos cargos de la Corte, ingresando con solamente 12 años en el Cuerpo de Pajes de la Corte y más tarde convirtiéndose en Caballerizo Mayor de la Reina, su Sumiller de Corps, así como en Gentilhombre de Cámara de Su Majestad con ejercicio, Alférez Mayor de Castilla o Adelantado Mayor del Reino de Granada.

Pero la vida de Vicente Pío, que desde un punto de vista meramente histórico estuvo sin duda marcada por la catástrofe que vino a representar para la Casa la Ley de Desamortización de Mendizábal, y que supuso el punto y aparte tras el cual se inició la disgregación de la Casa de Astorga-Altamira, fue igualmente una vida llena de riquezas no solamente materiales sino también intelectuales, pues además de su afición por la pintura (y por su compra compulsiva), Vicente Pío siempre fue un hombre especialmente interesado por la cultura, el mundo literario, la política y las artes en general. Aportó ingentes cantidades de dinero y recursos al desarrollo de todo tipo de instituciones culturales, fue un liberal moderado y un enamorado de España que desarrolló una vida social acorde a su estatus pero que él quiso siempre convertir en un instrumento para entrar en contacto con personalidades interesantísimas y que le aportaran algo más que frivolidades de salón.

Hablaba varios idiomas, algo nada común en su tiempo, viajaba frecuentemente y era asiduo a los más interesantes salones políticos, literarios y artísticos de España y de Europa, en los cuales construyó amistades importantes, teniendo por amigos a ilustrísimos personajes de la historia como Arthur Wellesley (duque de Wellington), Lord Byron, Benjamin Disraeli (Lord Beaconsfield), Charles Dickens, Alcalá Galiano o el erudito Henry Richard Vassal Fox (barón de Holland). Vicente Pío era una personalidad polifacética que mantuvo siempre una vida social muy activa, y dada su baja estatura (medía en torno a 1,60), fue precisamente Lord Holland quien, tras una recepción en el Palacio Real de Madrid, comentó que Vicente Pío era “el hombre más pequeño que he visto nunca en sociedad”. Además, su menguada estatura unida a su condición de todopoderoso magnate y figura principal dentro de la Corte, hicieron que el siempre ingenioso pueblo de Madrid le empezara a conocer como “El Rey Chico”, apodo que siempre conservó.

Como he indicado al inicio del artículo, Vicente Pío murió con 63 años tras una vida plena en muchos aspectos, pero que desgraciadamente también estuvo marcada por el durísimo rigor que las desamortizaciones infligieron especialmente en su Casa, algo que lamentablemente contribuyó a que la gloriosa Casa de Astorga-Altamira, irrepetible, haya perdido a día de hoy parte del lustre y la resonancia que ha acumulado desde hace exactamente 1173 años, cuando el primer representante de la Casa, el magnate leonés Ecta, veía la luz del sol.

 

Fachada principal del Palacio de Altamira, residencia principal de Vicente Pío.

Fachada principal del Palacio de Altamira, residencia principal de Vicente Pío.

 

  • Los títulos principales de Vicente Pío, que por su extensión he preferido no nombrar en el artículo, fueron los siguientes:

 

Marqués de Astorga

Conde de Altamira

Duque de Atrisco

Duque de Sanlúcar la Mayor

Duque de Medina de las Torres

Duque de Sessa

Duque de Soma

Duque de Baena

Duque de Maqueda

Duque de Montemar

Marqués de Leganés

Marqués de Velada

Marqués de Castromonte

Marqués de Ayamonte

Marqués de Villamanrique

Marqués de San Román

Marqués de Almazán

Marqués de Poza

Marqués de Morata de la Vega

Marqués de Mairena

Marqués de Elche

Marqués de Monasterio

Marqués de Montemayor

Marqués del Águila

Conde de Palamós

Conde de Lodosa

Conde de Arzarcóllar

Conde de Villalobos

Conde de Nieva

Conde de Saltes

Conde de Garcíez

Conde de Valhermoso

Conde de Cantillana

Conde de Monteagudo

Conde de Cabra

Conde de Trastamara

Conde de Santa Marta de Ortigueira

Vizconde de Iznajar

Barón de Bellpuig

Conde de Oliveto

Príncipe de Aracena

Príncipe de Maratea

Príncipe de Jaffa

Príncipe de Venosa

Duque de Terranova

Duque de Andría

Conde de Trivento

Conde de Avelino

Conde de Alvito

Conde de Villavis

Conde de Colle

Comendador Mayor de Calatrava

Canónigo Perpetuo de la Santa Catedral de León

Alférez Mayor Perpetuo del Pendón de la Divisa de Castilla

Canciller Mayor Perpetuo de las Audiencias de Indias

Adelantado Mayor del Reino de Granada

Alcalde Perpetuo del Real Palacio y Sitio del Buen Retiro

Alcalde Perpetuo del Castillo de Triana

Alcalde Perpetuo de la Casa Real de Vacia-Madrid

Alcalde Perpetuo de la ciudad de Toledo

Alcalde Perpetuo de las fortalezas de la Mota y de Medina del Campo

Alcalde Perpetuo de las Alcazabas y Puertas de Almería, de Chinchilla y de Sax

Gran Canciller Perpetuo del Consejo de Hacienda

Notario Mayor del Reino de Toledo

Alcalde Mayor de Mesta

Caballero Gran Cruz de la Real Orden de Carlos III

Gran Oficial de la Real Orden de la Legión de Honor de Francia

Gentilhombre de Cámara de Su Majestad con Ejercicio

Grande de España de Primera Clase

14 veces Grande de España

Etc.

Tags: , , , , , , ,

Coméntalo en Facebook

4 comen.
  1. Francisco Osorio Acevedo dijo:

    Siendo verdad todo lo que dice (lo cual es bastante raro en los discursos genealogistas), entre otras grandezas y altezas de nuestro común apellido, puede usted también en sus ocios interesarse por inquirir en “Google” poniendo simplemente “Osorio Sinagoga Ámsterdam”, o consultando el libro de don Alberto Osorio Osorio (profesor de Historia, Panamá) que figura en los fondos de nuestra magnífica Biblioteca Nacional de Madrid.
    Atentamente, F. Osorio (Canarias)

    Responder
  2. Luis Yanguas dijo:

    Querido Francisco, muchas gracias por tu comentario y por la información. Investigaré ambas cosas. Un abrazo, Luis.

    Responder
  3. Jake dijo:

    Hay una confusión entre abuelo, padre e hijo. Hubo Vicente Joaquín Osorio de Moscoso (1756-1816), Vicente Ferrer Isabel Osorio de Moscoso (1777-1837) y Vicente Pío (1801-1864). Solo la correlación de fechas permite desgajar quién es quién. Del abuelo es del que tengo constancia de su baja estatura, estimo 1,50 incluso. Y hay un Goya de él en el que se aprecia la relación de la figura con la mesa, apoyado como si de un niño se tratase. La silla obviamente fue reducida por el artista, la pose se mantuvo. En su descargo hay que apuntar que la estatura media de los españoles era de 1,65. Del magnate Vicente Pío hay que decir que tras las ley de desvinculación de los mayorazgos, letales para el sistema nobiliario, repartió en su testamento a discreción sus títulos y propiedades vastísimas de los cuales hoy ya no queda nada digno de mención. Que tras su muerte se formó una comisión especial para el seguimiento de sus voluntades y que para el beneplácito real de esta distribución se legó grandísima parte de su legado cultural, cuadros, etc, a la familia real.

    Responder
    • Luis Yanguas dijo:

      Hola Jake! Debemos ser primos segundos, o yo sobrino tuyo…Te he preguntado por privado. Efectivamente hubo tres Vicentes Osorio, pero el segundo no se llamaba Vicente Ferrer sino Vicente Isabel. Respecto a Goya, efectivamente lo de la estatura y la mesa es así, y en el cuadro se observa claramente la baja estatura del retratado puesto que Goya se caracterizaba por representar fidedignamente las cosas como eran…No camuflaba…Si había un defecto, o una peculiaridad, solía pintarla tal cual, a pesar de que se tratara en este caso del Grande más Grande de España. Por lo demás, también estás en lo cierto. Y efectivamente, de la gran colección artística de la familia, la mayor de su tiempo, muchas cosas fueron a parar a manos Reales directa o indirectamente…De hecho hoy de los muros del Prado cuelgan centenares de obras maestras que fueron de la familia en tiempos de Vicente Pío. Un abrazo, Luis.

      Responder

Por favor, deja tu opinión

¿Quieres participar en el debate?
¡Eres bienvenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

© Copyright - La oreja de Jenkins