HASTA SIEMPRE, SANTIDAD

28 feb
28 febrero, 2013

“Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque os he dado a conocer todo lo que he oído de mi Padre. Esto os mando: que os améis los unos a los otros”. ( Homilía que pronunció Benedicto XVI el miércoles 13 de Febrero, solemnidad de los santos Pedro y Pablo).

Juan 15:14, 15:18

Hoy, día 28 de febrero de 2013, terminará el Pontificado del Papa Benedicto XVI, un hombre esencial e intelectualmente bueno. Bueno en lo esencial porque tras casi 8 años como líder de la cristiandad, ha sabido transmitir claramente la pureza de su corazón y la limpieza de su alma a través de su impecable mensaje constante y de sus 35 viajes por el mundo, trasladándonos la Palabra de Dios, que por encima de cualquier consideración o interpretación es amor, es entrega infinita y es belleza.  Asimismo, a este Papa no le ha temblado el pulso al poner orden en aquellos asuntos que lo necesitaban dentro de la Iglesia, reformando la legislación eclesiástica en materias como la penal, o reconociendo abiertamente y en señal de su amplia grandeza los errores cometidos por la Iglesia en el pasado reciente, pues si bien la Iglesia es con gran diferencia la primera Institución benefactora de nuestro planeta, como toda obra participada por el hombre se ha visto implicada a veces en los errores propios de quien está marcado desde su mismo nacimiento por el pecado original.

Pero cuando hoy a las dos dela tarde, Benedicto XVI cierre su etapa al frente de la Casa de San Pedro y ponga rumbo a Castelgandolfo, terminará el Pontificado de un gran Papa con una grandiosa categoría profesional que desde los círculos intelectuales más elevados de la Tierra es y ha sido considerado como el Papa con mayor formación teológica, filosófica y antropológica de los 263 que han existido. Un Papa de un enorme nivel intelectual que se ha ganado el respeto de las gentes más cultivadas de los cuatro rincones del mundo y que a lo largo de sus 60 años de sacerdocio y Papado ha dejado en herencia a la humanidad más de 300 obras y ensayos, destacando sin duda sus tres Encíclicas (“Deus Caritas Est”, “Spe Salvi” y “Caritas In Veritate”), sus dos Exhortaciones Apostólicas ( “Sacramentum Caritatis” y “Verbum Domini”), o sus cinco Motus Proprios, entre ellos el “Summorum Pontificum”. Además, el Papa deja su Pontificado con las cuentas saldadas ante todos y habiéndo reestructurado aspectos relevantes dentro del Vaticano como la presidencia del IOR (Banco del Vaticano), al frente del cual ha situado hace pocos días al abogado y gran empresario alemán, barón Ernst von Freyberg .

Sin duda, este Papa que se va no tuvo el carisma de su predecesor, el Papa (mi Papa) Juan Pablo II, tampoco sus palabras supieron hacer vibrar a la multitud de la manera en que lo hacían las del inolvidable Papa polaco, pero la elocuencia y la profundidad de su discurso convertirán a Benedicto XVI en una figura de referencia para los católicos de hoy y de mañana que pretendan guiar sus vidas conforme a los principios de pureza y de amor al prójimo que son la base fundacional de nuestra Santa y eterna Religión.

Hasta siempre, Santidad. Muchas gracias.

Tags: , , , , , ,

Coméntalo en Facebook

0 comen.

Por favor, deja tu opinión

¿Quieres participar en el debate?
¡Eres bienvenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

© Copyright - La oreja de Jenkins