LA GRAN REFORMA EDUCATIVA DEL MINISTRO WERT

05 dic
5 diciembre, 2012

Ya era hora de que alguien pusiera algo de cordura en el sistema educativo español. Tras demasiados años de ataque constante a nuestras bases sociales, a nuestro orden tradicional y a la defensa de nuestra propia historia y nuestra propia lengua, el Ministro de Educación lanzó hace pocos días una nueva reforma del sistema educativo que tiene como principales y más trascendentes bases, en mi opinión, las siguientes:

–          Se endurecen las condiciones para pasar de curso tanto en educación primaria, como en ESO y en bachillerato. También se amplían las horas lectivas necesarias para obtener determinadas titulaciones y se examina a los alumnos de manera individualizada y en determinadas fases de su trayectoria educativa, dando poder al profesor para aprobar o suspender.

–          Los directores de los colegios públicos deberán acreditar al menos cinco años de docencia y un curso específico de formación, para poder ejercer como tales.

–          Se elimina la aberrante e insultante “Educación para la ciudadanía”, y al alumno se le vuelve a dar la opción de elegir entre clase de Religión  y una alternativa de educación en valores, que nada tendrá que ver con el anterior insulto a la inteligencia creado por el socialismo.

–          Se elimina la imposibilidad de que existan centros públicos conformados por alumnos de un mismo sexo. Se considera que, siempre que haya una justificación, naturalmente no pasa nada porque haya un colegio “solo de chicos” o “solo de chicas”.

–          Por fin, y tras muchos años de insultos a la misma España, el gobierno garantiza la enseñanza en español a aquellos alumnos de cualquier parte de España, haciendo obligatoria la enseñanza en la lengua común del Estado, aunque permitiendo también un número igual de horas lectivas en las lenguas cooficiales de cada parte de España. Además (lógicamente con el objetivo de evitar que comunidades con gobiernos sectarios como Cataluña se pasen esta norma por el forro), en caso de que una autonomía no ofrezca esta garantía en sus centros de enseñanza pública, deberá financiar al alumno un centro privado en el que poder recibir una educación que le garantice poder aprender en español.

 

Se trata por tanto de una reforma fundamental que España llevaba esperando mucho tiempo. Con ella, podremos intentar dejar de ser el hazmerreir de la educación europea, intentaremos que nuestros alumnos tengan un poco más a su alcance el aprendizaje de la Religión que ha sentado y construido las propias bases de su identidad y de su país y tendremos un profesorado si cabe más respetado y preparado. Y, sobre todo, podremos garantizar un poco más que todos y cada uno de los estudiantes de España puedan estudiar en español, sin perjuicio de las lenguas cooficiales que podrán ser enseñadas e impartidas exactamente en igual medida por cada Comunidad Autónoma.

 

Si bien toda propuesta puede ser debatida, moderada y discutida, aquel que vea algo negativo en los planteamientos anteriores debería revisar un poco su mapa mental o su concepto de España y de lo que debe ser nuestra educación.

Muchas gracias, señor Ministro. Bien hecho.

 

Tags: , , , , , , , , ,

Coméntalo en Facebook

0 comen.

Por favor, deja tu opinión

¿Quieres participar en el debate?
¡Eres bienvenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

© Copyright - La oreja de Jenkins