LA HISTORIA DE UNA VERGÜENZA: GIBRALTAR ES ESPAÑOL.

05 dic
5 diciembre, 2012

Cuando al inicio del siglo XVIII moría el último Habsburgo que tuvo España, Carlos II “El Hechizado”, comenzaba para nuestro país uno de los conflictos internacionales más conocidos de aquel siglo tanto por su implicación y trascendencia europea como por su Tratado de Paz final, el de Utrech, que supuso una de las mayores injusticias históricas acontecidas en la Europa moderna. La Guerra de Sucesión Española.

Poco tiempo antes de morir sin descendencia, el Rey Carlos II había nombrado sucesor a título de Rey al Gran Delfín de Francia, que a su vez legó este derecho en su hijo Felipe de Anjou. Este acontecimiento no fue visto con buenos ojos por algunas potencias europeas de entonces como Inglaterra o los Países Bajos dado que aquel nombramiento suponía la unión, a través de la Casa de Borbón, de una única influencia sobre los vastísimos imperios francés y español.

Ante esta situación, el bloque contrario al nombramiento del francés, nombró finalmente y tras varias deliberaciones al Archiduque Carlos de Austria (hijo del Emperador Leopoldo I de Habsburgo), como aspirante al Trono de España, dando comienzo a una serie de conflictos entre ambos bandos que desembocaron finalmente en una guerra larguísima que se extendió a lo largo de más de 12 años y que involucró a más media Europa.

Tanto unos como otros pretendieron, comenzada la guerra, sitiar y ocupar plazas que consideraban estratégicas. De esta manera, y habiendo transcurrido poco más de tres años desde el comienzo de la guerra, una flota angloholandesa comandada por el almirante inglés George Rooke sitió el peñón de Gibraltar, ubicación de valor clave tanto geopolítico como estratégico, posicionando 61 navíos de guerra a lo largo de la bahía de Algeciras con más treinta y cinco mil soldados que perseguían, aparentemente, un único fin: la toma de Gibraltar en nombre del pretendiente a quien defendían, el Archiduque Carlos de Austria. Era el día 1 de Agosto de 1704 y Gran Bretaña daba comienzo a uno de los episodios más vergonzosos de su historia.

La flota angloholandesa sitia Gibraltar

La flota angloholandesa sitia Gibraltar

Gibraltar, que como casi todo el sur de España había mostrado desde el inicio de la guerra su fidelidad a Felipe de Anjou, por aquel entonces era una plaza indefensa habitada por menos de cien soldados y no más de cuatro mil quinientos habitantes, algo en lo que sin duda se fijó inmediatamente el inglés Rooke. A pesar de tal situación de desigualdad, el Sargento Diego Salinas, defensor del peñón, no se dio por vencido y consiguió reunir a cuatrocientos setenta hombres , entre soldados profesionales y civiles, a los que armó y con quienes inició una heroica labor de resistencia frente a las tropas invasoras.

Los españoles soportaron los primeros ataques y bombardeos angloholandeses, negándose a entregar la roca tras dos cartas sucesivas enviadas desde filas enemigas en las cuales se exigía la inmediata rendición y nombramiento del Archiduque Carlos de Austria como legítimo Rey de aquel territorio. Pero tras varios días de resistencia española, en una situación de gran desigualdad militar y muy lejos de querer rendirse, la diezmada tropa gibraltareña huyó hacia territorios cercanos a Gibraltar, donde se refugió, dejando irremediablemente el peñón en manos de las tropas partidarias del Archiduque Carlos.

Pero cuál fue la sorpresa de todos cuando transcurridos pocos días tras la final ocupación austracista del peñón a manos de la tropa angloholandesa, el almirante inglés Rooke decidió no tomar la plaza en nombre de quien había venido a defender sino en nombre de la Reina Ana de Inglaterra, izando la bandera inglesa, poniendo la soberanía gibraltareña en manos de una Reina que nada tenía que ver con esa guerra y dando inicio a un período de largos años de lucha entre las fuerzas hispanofrancesas de Felipe de Anjou y los ocupantes ilegales de aquel territorio español.

El resultado final fue el Tratado de Utrech, en el cual se reconocía la soberanía inglesa sobre el españolísimo territorio y se daba comienzo a un período que dura ya trescientos años y en el cual Gran Bretaña ha utilizado siempre el peñón como base estratégica militar, llevando también a cabo sucesivos actos de piratería y todo tipo de tráfico y contrabando ilegal.

Para colmo, el Reino Unido utiliza la roca como base para la evasión de impuestos, habiendo sido el peñón el protagonista financiero de muchos de los escándalos económicos más sonados de los últimos tiempos. Además, las autoridades de Gibraltar cometen constantes violaciones del espacio aéreo español e invaden nuestro territorio con construcciones ilegales de toda índole.

¿Hasta cuando vamos a permitir los españoles este insulto permanente?. ¿Hasta cuándo va a permitir la comunidad internacional y la UE esta situación vergonzosa en la que un país europeo ocupa ilegalmente parte del territorio de otro país de Europa?. ¿Hasta cuándo vamos a tener que permitir la presencia de gobernadores extranjeros bananeros como Fabián Picardo en territorio español?. España ha intentado en numerosas ocasiones recuperar la roca, algo que sucederá tarde o temprano porque así es como debe ser y porque Europa y el mundo son cada vez más conscientes de que la situación de Gibraltar es una absoluta vergüenza.

Por todo ello: ¡Gibraltar, español!.

 

Tags: , , , , , , , ,

Coméntalo en Facebook

3 comen.
  1. Cristobal dijo:

    La situación es de vergüenza para ambos países pero de rabia contenida por tener que escuchar de estos vecinos tantas sandeces y fanfarronería La historia no los pone en buen lugar, pero ellos siguen jactándose de tener a la fuerza británica de su lado , por otro lado insostenible, tratándose de países miembros de la U.E. Estos vecinos renegados viven de lo que viven , viven en la ilegalidad mas absoluta, y parece ser que los dirigentes del Reino Unido tienen en la roca su paraíso fiscal y los negocios de la mayoría de ingleses de la clase acomodada, parlamentarios , realeza, diplomáticos, etc…Algún dia se tendrán que normalizar y convertirse de Piratas en seres normales, aunque no les interese. <habrá que obligarlos a normalizarse .

    Responder
  2. Luis Yanguas dijo:

    Hola Cristóbal. Perdona, no había visto tu comentario hasta hoy. Sin duda, tienes razón, lo que hay en el peñón actualmente son piratas. Legales, pero piratas. En algún momento todo habrá de volver a su cauce. Un abrazo, Luis.

    Responder
  3. Ciuredhal dijo:

    Hay que contar la historia como haces tú muy bien en esta entrada sin cansarse, para poner en evidencia la piratería británica que enseguida se descubre.

    Para mi, das demasiado rango a los llanitos al llamarlos “autoridades de Gibraltar”. Como sabemos, los británicos trajeron a los llanitos de malta, de génova, etc, siendo de origen árabe, judío también -otra cosa expresamente prohibida en la Confabulación (“Conspiracy” para que lo entiendan ellos) de Utrech; nada de tratado, que parece algo serio, llamemos a las cosas por su nombre “Confabulación de Utrech”, en donde rapiñaron España los “buitres-de-nuestro-entorno”. Esa confabulación cuyas cláusulas han sido violadas, como resaltáis bien. Nunca debió ser vinculante para España al ser DESIGUAL E INJUSTO (“UNEQUAL AND UNFAIR”, que lo vean ellos). Hay que tener las ideas claras y presentarlas igualmente claras. Como decís, España tiene llaves que utilizar: cerrar la verja, cortar cable telefónico que da servicio a las empresas de la colonia y adopción de línea diplomática firme y sostenida, tocando todas las teclas necesarias hasta que Gibraltar caiga como fruta madura, aunque tarde tiempo. (Habrá que pensar en un polo de desarrollo para la comarca de La Línea, para salvar la desigualdad entre los dos lados y para redistribuir recursos tras el cierre de la verja). Sabéis que los auténticos gibraltareños, -hablas de ellos en la entrada-, fundaron San Roque (la bandera de San Roque es como la del Peñón pero con corona, por esa razón). Estuvieron mucho tiempo deseando volver a sus casas que habían tenido que abandonar. Creo que es más serio de lo que parece. La importancia del eje Baleares-Gibraltar-Canarias para España (y globalmente también). La recuperación de una dignidad atacada tanto -todavía hoy- con la Leyenda Negra antiespañola. En fin, creo que todo es poco y los españoles no debemos estar amuermados y sin querer saber sobre Gibraltar.

    Según tengo entendido, a los chinos con Hong Kong les fue bien denunciar tratado como “unequal and unfair” (desigual e injusto). Y además, recordarles, como parece, que cuando los portugueses recurrieron a los británicos ante la invasión de los hindúes de Goa, éstos les respondieron desentendiéndose, diciendo “After all, Goa is in India” (“después de todo, Goa está en la India”). Está claro, Gibraltar está en España (porque es España) y se debe revertir la situación.

    Y también desde el principio hay que decir que Ceuta y Melilla no tienen que ver con Gibraltar, pues después de ser portuguesas, pasaron a la Corona española mucho antes de existir Marruecos.

    Enhorabuena por la entrada.

    Responder

Por favor, deja tu opinión

¿Quieres participar en el debate?
¡Eres bienvenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

© Copyright - La oreja de Jenkins